Aprende a leer las etiquetas de los alimentos

Leer las etiquetas correctamente

Es muy importante entender el valor nutricional de lo que comemos

Muchas veces cuando vamos a hacer la compra escogemos alimentos pensando que son saludables porque en su envase podemos leer mensajes como:

¡Bajo en grasa! ¡Rico en calcio! ¡Reduce el colesterol!

Pero algunos de estos productos realmente no son tan beneficiosos como nos quieren hacer pensar y no es una buena opción comprarlos si lo que queremos es basarnos en una alimentación sana y equilibrada. Por ello, resulta importante aprender a leer e interpretar el etiquetado nutricional.

Fíjate en la lista de ingredientes

Lo más importante, a la hora de valorar si un alimento es saludable o no, es fijarse en la lista de ingredientes. En el etiquetado, éstos vienen ordenados de mayor a menor cantidad, es decir, los primeros que aparecen son los que están presentes en mayor proporción, y esto es lo que va a determinar la calidad del producto. Los ingredientes que vienen en negrita, subrayados o con la letra más grande son los alérgenos que contienen.

¿Cuáles son los ingredientes a evitar? 

Presta especial atención al azúcar

Si aparece en la lista lo más frecuente es que sea añadido, el cual debemos evitar debido a que su consumo está asociado con un mayor riesgo de sufrir diabetes, enfermedades cardiovasculares, desarrollar obesidad…  Por lo que nos va a ser muy útil aprender a identificarlo. Éste puede venir indicado de diferentes formas, por ejemplo:

glucosa, sacarosa, fructosa, lactosa, maltosa, dextrosa, xilosa, galactosa, maltodextrina, miel, agave, melaza, jarabes, siropes, caramelo, néctar, almíbar…

 

Fíjate en el tipo de grasa que lleva

✔️ Prioriza el uso de grasas como el aceite de oliva, aceite de girasol alto en oleico, de coco… que son ricos en ácidos grasos saludables.

Sobre todo tenemos que evitar los que contengan grasas refinadas, como por ejemplo algunos aceites de semillas entre las que se encuentran las de girasol, soja o maíz… que son altos en omega 6 y, por tanto, producen inflamación y agravan ciertas enfermedades, como las cardiovasculares, el cáncer y algunas autoinmunes.

❌ Otras grasas que no deben aparecer en la lista son las hidrogenadas o grasas “trans”, que en el etiquetado suelen nombrarse como: aceite vegetal hidrogenado o parcialmente hidrogenado o margarina vegetal, por su efecto perjudicial para la salud.

 

Un aditivo que tenemos que tener en cuenta es la sal

Debido a su estrecha relación con el riesgo de sufrir hipertensión arterial a largo plazo.

✔️ Escoge alimentos que contengan baja cantidad en sodio.

Con estas nociones básicas, te será más fácil escoger alimentos que sean saludables nutricionalmente y nos ayudarán a poder identificar y limitar el consumo de los que contienen nutrientes menos sanos.

SHARE THIS ARTICLE:
Facebook Twitter