Consejos para evitar los excesos

¿A quién no le apetece de vez en cuando un donut o unas patatas bravas? Solemos pensar que cuando se empieza una dieta nunca más vamos a poder tomar lo que nos gusta o volveremos a coger todo el peso perdido. Nos sometemos a una restricción que muchas veces es insostenible, tenemos que tener en mente que habrá situaciones en las que comeremos fuera del menú o cosas “poco recomendables” y no pasará nada.

Una comida eventual a la semana no tirará por tierra todo el esfuerzo de la semana

Esto tampoco significa que podamos comer cualquier cosa “poco recomendable” todos los días. Es necesario planificar un poco cuándo vamos a tener ingestas eventuales, como una comida con familia o amigos.

De esta manera, veremos en qué vamos a consumir nuestra ingesta eventual de la semana. Puede ser razonable hacer dos ingestas eventuales, tú eliges cómo las vas a hacer, y el resto de comidas, procurar que sean lo más equilibradas posibles y siempre atentos a la sensación de saciedad.

Nos puede ayudar lleva un calendario donde apuntar esas comidas y algunas ingestas eventuales. Esto no se hace como castigo, si no para evitar el fallo de memoria. Imagínate que tomaste helado el lunes, seguramente el viernes ya ni te acuerdes.

La alimentación tiene que ser algo consciente, no algo que hagamos de manera automática o de manera descontrolada

El calendario nos ayudará a recordar qué ingestas eventuales ha habido esa semana y a tenerlas en la planificación de los siguientes días.

 

¡Anímate a probarlo!

 

SHARE THIS ARTICLE:
Facebook Twitter