¿Debo tomar frutos secos si quiero perder grasa?

Los frutos secos

Razones por las que añadir frutos secos a tu dieta

Es muy común escuchar a gran parte de la población decir que hay ciertos alimentos que “engordan”, pero esto es una falsa creencia ya que realmente todos los alimentos aportan calorías  y  que se engorde o no depende de si el consumo de energía total a lo largo del día es mayor o menor a nuestro gasto energético.

Hay alimentos que aportan más calorías que otros si se compara con la misma cantidad en gramos, pero es el conjunto de lo que ingerimos en nuestra dieta lo que va a hacer que nos mantengamos en nuestro peso o no.

Los frutos secos son un grupo de alimentos que debido a su alto aporte energético, siempre han tenido muy mala fama y se ha extendido el mito de que si queremos perder peso debemos excluirlos de nuestra dieta.

Es cierto que su valor energético es alto en comparación con otro tipo de alimentos, pero en numerosos estudios han concluido que un consumo moderado de éstos no aumenta el riesgo de padecer obesidad y/o sobrepeso.

Esto se debe a que, por su alto contenido en fibra, poseen una gran capacidad saciante. Con una pequeña ración de éstos, bastaría para aportar una buena cantidad de energía y calmar el hambre.

Son ideales como snacks entre horas, ya que van a desplazar el consumo de otros alimentos mucho menos recomendables. Además, se piensa que normalmente no realizamos una masticación completa cuando los ingerimos y,  por ello, es probable que no se absorban todas sus calorías en el intestino y nuestro sistema digestivo necesitará gastar mucha energía para digerirlos.

Además de ayudarnos en el control de peso, los frutos secos resultan muy beneficiosos para la salud. Son alimentos ricos en grasas poliinsaturadas, como los ácidos grasos omega 3, y en ácidos grasos monoinsaturados, que disminuyen el colesterol total y el LDL (conocido como “colesterol malo”) y aumentan o mantienen los niveles de HDL (conocido como “colesterol bueno”). Por ello, al mejorar el perfil lipídico, tienen un efecto cardioprotector.

También son, en general, una buena fuente de proteínas vegetales y destacan por su capacidad antioxidante, debido a que contienen múltiples vitaminas, minerales y otras sustancias bioactivas, como los polifenoles.

Aunque tenemos que tener en cuenta que no todos los frutos secos son saludables y buenos para nuestra salud. Lo recomendable es tomarlos al natural o tostados, no fritos, y es conveniente escogerlos sin sal, azúcar o potenciadores de sabor.

SHARE THIS ARTICLE:
Facebook Twitter