Descubre que comer sano no es aburrido con verduras

Cambia el método de cocinado para aportar mayor sabor

Hay multitud de vegetales que aportan sabor a tus platos

Muchas personas suelen pensar que estar a dieta es comer soso y aburrido, y que no hay cabida para disfrutar de la comida. Si pensamos de esta manera, lo más probable es que dejemos la dieta y volvamos a retomar hábitos que no sean saludables como antes. Es necesario un cambio de mentalidad, comer sano no es aburrido, tiene infinitas opciones tanto de cómo preparar los alimentos, como de combinarlos e ir probando hasta encontrar lo que te guste más.

Las verduras, que tan poco gustan, y que en el mejor de los casos han sido relegadas a ser una guarnición

Son ricas en fibra, agua, en vitaminas y minerales, además de otros compuestos bioactivos que se han visto relacionados con beneficios para tu salud, todo esto en pocas calorías; por lo que tienen que estar muy presentes en nuestra alimentación.

Hay una gran variedad de verduras, atrévete a probarlas o a prepararlas de otra forma.

Es mejor elegir las de temporada, tendrán un mejor sabor y calidad, y son más económicas. Aunque una buena manera de recortar tiempo en la cocina es comprarlas congeladas o en conserva.

Las verduras no son solo acelgas y judías verdes. Las encontramos de muchos colores y formas:

  • Berenjena
  • Brócoli
  • Repollo
  • Coliflor
  • Pimientos
  • Cebolla
  • Zanahorias

 

En cuanto al método de cocinado, no te quedes con cocerlas y ya:

Añade especias, vinagres, rehógalas, hazlas a la plancha o al horno, al vapor, en papillote, al microondas…

¿Te animas a añadir más verduras como las protagonistas de tus platos? 

Coliflor rallada “estilo arroz”.

Rallamos la coliflor con un rallador de queso, directamente en la sartén caliente. Añadimos una cucharada pequeña de aceite de oliva y removemos. Añadimos un poco de agua, lo justo para que no se pegue, y otras verduras (zanahoria, cebolla, pimiento verde), además de cúrcuma, pimienta y sal. Removemos hasta pierda el agua y esté blando. Puedes añadirle guisantes y completar el plato con una legumbre.

Taco con base de lechuga

La lechuga romana es la mejor opción, hay que lavarla bien y cortar el tallo. En cada hoja untamos hummus, y le añadimos lo que queramos, por ejemplo: pimientos salteados en la sartén con pollo.

 

Calabaza al horno

Hay que limpiar y pela la calabaza. Cortar en gajos y aliñar con aceite de oliva, sal, pimienta, ajo en polvo y cúrcuma. Lo metemos al horno precalentado y lo dejamos hasta que coja color, removemos cada 10 min.

 

Espaguetis de calabacín con salsa de tomate

Los puedes encontrar en los supermercados o hacerlos en casa. Hay que lavar muy bien el calabacín, quitarle los extremos y hacer tiras muy finitas (como tallarines). En un sartén se sofríe ajo y cebolla, se añade el calabacín y después tomate triturado, ajo en polvo, orégano y sal. Puedes complementar el plato con trocitos de pollo.

Estás son unas cuántas ideas, atrévete a probarlas e improvisar en la cocina.

SHARE THIS ARTICLE:
Facebook Twitter