Dietas Detox

Dietas Detox

¿Es recomendable hacer una dieta detox después de las navidades?

Los planes détox son dietas que consisten en ingerir, durante algunos días, exclusivamente zumos elaborados a base de vegetales. Generalmente se hacen con el objetivo de: perder peso y depurar el organismo, ya que buscan eliminar toxinas y sustancias nocivas del cuerpo. Es una dieta que está diseñada, sobre todo, para cubrir nuestra necesidad de hacer una compensación tras un periodo de excesos, como puede ser después de las navidades, vacaciones, celebraciones…

Pero, ¿son recomendables este tipo de dietas? 

Lo primero que debemos saber es que el cuerpo ya tiene sus propios mecanismos de detoxificación (lo hace a través del hígado, riñón, pulmones…) y no existe ningún alimento que lo depure. Por ello, no existen evidencias científicas de que en ese sentido las dietas détox eliminen toxinas, más allá de la funcionalidad propia del organismo.

Por otra parte, uno de los problemas de este tipo de dietas es que pueden crearnos el falso pensamiento de que son una buena alternativa para utilizarlas como método de compensación cuando cometemos esos excesos, y eso puede conllevar a que se lleven a cabo con más frecuencia, lo que no va a ser recomendable.

Si realmente lo que nos preocupa es la salud, debemos saber que no es saludable exponer al cuerpo a dicha sobrealimentación y lo mejor es llevar un estilo de vida saludable (tener unos buenos hábitos alimentarios, hacer ejercicio físico, no fumar, ni beber alcohol…). No podemos pensar que alimentarnos a base de zumos vegetales ciertos días, va a contrarrestar unos malos hábitos, porque una dieta détox no compensa ni depura el organismo.

 

Consecuencias de este tipo de dietas

Por otro lado, este tipo de dietas se basan en el consumo de batidos a base de vegetales, por lo que dejarán de lado otros grupos de alimentos de buena calidad nutricional, como: las legumbres, los cereales, el pescado…, por lo que seguir este plan puede producir una deficiencia de algunos nutrientes y nuestro estado de salud puede verse comprometido.

Además, al no aportar las proteínas que necesitamos para el buen mantenimiento de la masa muscular, la pérdida de peso que se produce por llevarla a cabo será también a partir de ésta. Esto empeorará nuestra composición corporal, ya que una menor cantidad de músculo hará que quememos menos calorías y tengamos un metabolismo más lento. Que el metabolismo se ralentice también se producirá porque, con esta dieta, sometemos al cuerpo a una gran restricción de calorías, y como consecuencia éste entrará en un modo de “ahorro de energía”, lo que va a favorecer el aumento de peso.

Por todos estos motivos, lo recomendable va a ser seguir un plan de alimentación equilibrado y saludable, y no recurrir a este tipo de dietas como método de compensación.

 

 

 

 

 

 

SHARE THIS ARTICLE:
Facebook Twitter